VST.0005.0200 VST.0005.0200
search

Cebolla de Alife Agridulce

Peso neto: 200 g


Italia

Campania
Descripción

Cebolla de Alife agridulce. Baluarte Slow Food. Elegante tarro de cristal de 200 g

COD: VST.0005.0200
EAN: 8052570770304
Valores nutricionales
Valores medios por 100 g
Energía
168 kcal - 703 kJ
Grasas
5
de los cuales saturados
0,90 g
Carbohidratos
24,03
de los cuales azúcares
23,85
Proteína
3,17
Sal
3,15
Ingredientes

Cebolla de Alife (77%), vinagre balsámico, aceite AOVE, azúcar, sal, vino tinto, orégano

Consejos y curiosidades del Tómolo

La cebolla agridulce de Antonietta Melillo ha sido premiada por la Academia Italiana de Cocina por sus propiedades organolépticas que la hacen apetecible al paladar.

Te podría interesar

Cebollas agridulces: enriquece tus aperitivos

Las cebollas agridulces son una guarnición rápida y fácil de preparar. La elaborada por la Azienda Agricola Antonietta Melillo contiene solo materias primas de la más alta calidad, cuidadosamente seleccionadas y procesadas según las técnicas tradicionales. 

El agridulce suele elaborarse con una mezcla de vinagre de vino blanco y azúcar. Además de utilizarse como condimento, el agridulce tenía antiguamente una función de conservación de los alimentos, cuando no existían las técnicas y herramientas modernas de refrigeración.

Las mejores combinaciones para las cebollas agridulces

La cebolla agridulce es un alimento muy versátil, he aquí algunas ideas para sabrosos platos:

  •     Como aperitivo, untada en rebanadas de pan tostado.
  •     Como condimento en un plato de carne, para hacerlo más sabroso.
  •     Junto con embutidos y quesos y una buena copa de vino tinto.

La receta de la cebolla agridulce

La preparación de la cebolla agridulce es muy sencilla. Lo más importante es la elección de la cebolla, que debe ser de calidad.

Basta con cortar la cebolla en rodajas finas y freírla unos minutos en un poco de aceite. Mezclar el agua, el vinagre de vino y el azúcar por separado y añadir a las cebollas doradas para que se cueza todo junto. Al final solo hay que añadir un poco de sal para aromatizarlo todo y el plato está servido.